La hipnosis cura males del alma
Entrevista realizada por Ma. Belén
Arroyo de Website QueIdea.com - 1999

La Terapia Integrativa de Psicología Profunda bajo Hipnosis, desarrollada hace 25 años, permite que la persona reviva conscientemente los hechos que marcan su historia presente y que generan conflictos en su vida y en sus relaciones. Un experto húngaro radicado desde hace 16 años en el Ecuador aplica esta terapia para encontrar y superar vacíos afectivos que se produjeron en la infancia, en el vientre materno, o aún en vidas pasadas.

María Belén Arroyo
QueIdea.com


¿Has estado bajo hipnosis alguna vez en tu vida? Lo más probable es que respondas que no, pero si le formulas esta pregunta a Tibor Zsámboki, terapeuta húngaro radicado en Ecuador desde hace 16 años, la respuesta te dejará inquieto, cuando no atónito. "La mayor parte del tiempo estamos bajo hipnosis".

"Vivimos en un estado de hipnosis y a veces no nos damos cuenta ni cuando morimos. Por ejemplo, cuando manejamos un carro y conversamos con quien está a nuestro lado, no miramos las marchas ni los cambios, pero cuando tenemos que frenar reaccionamos y entonces parecería como si recién nos despertáramos. En realidad, es entonces cuando estamos saliendo del estado hipnótico".

Este es uno de los planteamientos de la Terapia Integrativa de Psicología Profunda bajo Hipnosis, desarrollada por el alemán Werner Meinhold hace 25 años, y de la que Zsámboki es un ardiente defensor. El hipnoterapeuta húngaro se dedicó durante más de 20 años a la preparación de deportistas de élite (entre ellos, varios medallistas olímpicos en natación), pero al venir al Ecuador profundizó los estudios y concluyó que éste puede ser un camino de mejoramiento personal en todos los aspectos de la vida.

La forma de terapia que él practica se realiza cuando el paciente entra en hipnosis, pero en un estado consciente, en el cual la sensibilidad del cuerpo disminuye, pero la conciencia y la mente se enfocan de manera tal que establecen conexiones con las imágenes de la temprana infancia, de la vida en el vientre de la madre o, aún, en las vidas pasadas de la persona, a través de regresiones. Este especialista cree en la reencarnación, pero siempre intenta realizar una terapia sobre la historia de la vida presente del paciente, "porque ésta es el resultado de todas las vidas pasadas. Solo cuando no hay solución para un problema exploramos más lejos".

En la terapia que él practica, el paciente nunca pierde la voluntad ni la noción, es decir, nunca entra en estado de inconsciencia. Simplemente, va reviviendo los hechos que marcan su historia presente. Poco a poco "toma las riendas de su vida y descubre nuevas relaciones entre los acontecimientos de su vida".

Si deseas comunicarte con el hipnoterapeuta, llámalo al 2463440. Para accesar a su página web, digita www.hipnoterapeuta.net


Por lo general, todas las personas pueden entrar en el estado requerido para la terapia, tan fácilmente como entran en el sueño o se despiertan. Hay excepciones: quienes se encuentren en estado de coma o quienes por el uso indiscriminado de drogas y alcohol tengan dañada parte de su estructura cerebral.

A través de la hipnosis consciente, el paciente descubre los vacíos que marcan su vida presente y que le llevan a presentar síntomas como el hábito de fumar como empedernidos, o el consumo de alcohol o drogas, o el consumo irrefrenable de dulces. Estos síntomas son mecanismos de compensar o cubrir los vacíos. "Si alguien está bajando de peso pero come dulces sin parar está bajo una forma de hipnosis. Quizás el dulce le recuerda a mamá y está compensando la falta de afecto". El consumo indiscriminado de cigarrillo también puede ser el síntoma de falta de afecto maternal. El tabaco es la imagen del seno, el afecto maternal que a lo mejor fue insuficiente en la primera etapa de la infancia.

"Cuando falta algo en nuestra infancia y no completamos una fase buscamos completarla durante toda la vida. La hipnoterapia ayuda a resolver estos problemas que tenemos por traumas de la infancia o hasta en el útero materno. Es como tener mal abotonado el primer botón de la camisa y tener un ojal sobrante. Todos los botones están mal a menos que vuelvas a ponerlos a su sitio".

El trabajo no se realiza sobre el pasado, sino en el presente, pero se basa en las imágenes que el paciente tiene sobre su propia realidad: quizás sucedió un hecho que no pudo ser captado enteramente sino en fragmentos. La hipnosis ayuda a revivir la experiencia en su totalidad y descubrir más aspectos sin perder de vista el cuadro. "La mente no puede diferenciar la realidad de la fantasía, la hipnosis puede ayudar a hacerlo, por eso podemos ayudar a los pacientes s corregir situaciones y traumas del pasado".

La hipnoterapia practica integra varias escuelas de psicología, aunque aclara que no es una terapia ecléctica sino integrativa. Lo que busca es un camino de aproximación holística, "porque observamos y tratamos el paciente en su totalidad, en su entorno, con sus síntomas, sin desplazarlos ya que al suprimir un síntoma puede presentarse de otra forma, quizás más grave". Todas las personas pueden someterse a esta terapia, pero al iniciarla tendrán mejores resultados si están predispuestos a colaborar. El hipnoterapeuta recomienda que no lo hagan las mujeres embarazadas porque podrían revivir momentos difíciles en sus vidas y estas emociones serían transmitidas a sus bebés. Para ellas se realizan ejercicios de meditación y autohipnosis que afirmen sus sentimientos de aceptación incondicional al bebé.

¿Es ésta tu historia?

* El niño descubre su sexualidad entre los 4 y 6 años. Si es varón, compite con el padre por el afecto de la madre. Si su padre lo separa de ella ("mamá es mía"), el niño entiende que su madre es asexual. Cuando crezca y busque una pareja es probable que trate de encontrar una madre sustituta para vivir lo que no pudo en su momento. Entonces, cuando su pareja queda embarazada y llega a ser madre, deja de ser el complemento sexual de este hombre, quien tratará de buscar el placer sexual fuera del hogar. Este es un conflicto de fase edipal que puede causar una crisis de pareja.

* Un embarazo "accidental" tiene secuelas. Cuando los padres se resisten a la concepción pero el niño finalmente nace, va a pensar que no es bienvenido en este mundo y que no tiene derecho a vivir. Puede suceder que encuentre una actividad con qué dignificar y justificar su existencia, a través de ayudar a la gente (síndrome de ayuda), el estudio o cualquier situación a la que hace transferencia. Si fracasa es un ser muy infeliz porque no captó en la fase simbiótica el amor incondicional y la aceptación de sus padres.

* En el otro extremo está el niño que es fruto del amor y que genera mucha expectativa en sus padres. Los padres quieren que sea una persona de éxito, saludable, le asignan por anticipado una misión en la vida: la que ellos quieren con lo que lo sobrecargan de presiones. Este niño seguramente se convertirá en el responsable de la vida de papá y mamá.

 

Códigos del Universo
Bebé a Bordo
Hipnoterapia
 
more   
 
more   
 
more